Toda la arquitectura del Seminario, su construcción, la forma como está diseñado y construido, lo mismo que la dignidad que tienen los espacios, tanto en los ambientes litúrgicos como en los de recreación, de vivienda y de compartir y hasta el comedor, obedecen a una norma estética en donde todo está bien hecho y con materiales de primera y gran calidad. Es una aproximación a la teología de la belleza donde no se sacrifica lo trascendente por lo funcional y donde la Iglesia como cuerpo místico de Cristo, irradia su propia luz. Todo con gusto y gran dignidad como debe hacerse para acoger a seminaristas de toda raza y nación, de toda condición y para que se sientan  en la mejor de las casa y en el mejor de los palacios donde Jesucristo está presente.

comunitarios1
comunitarios2
comuntarios3
comunitarios4
comunitarios5
comunitarios6
comunitarios7
comunitarios8
comunitarios9
comunitarios10
comunitarios11
comunitarios12
comunitarios13
comunitarios14

Volver