El seminario actualmente está conformado por un gran número de seminaristas: 64 provenientes de las distintas regiones del país, y 17 extranjeros. De los cuales en este momento 13 hacen misión con los diferentes equipos itinerantes del país, y 3 se encuentran en la Domus Galilaeae.

En este 2016, con la re-estructuración promovida por su Excelencia Mons. Ricardo Tobón Restrepo, Arzobispo de Medellín, para el mejoramiento de la formación de los candidatos al presbiterado, los seminaristas están cursando sus estudios de filosofía y teología en las instalaciones del Seminario Conciliar de Medellín.

 

Vida en el Seminario

Intimidad con Jesucristo

 "Llamando a la gente a la vez que a sus discípulos, les dijo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo tome su cruz y sígame, Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí y por el Evangelio, la salvará. Pues ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si arruina su vida? Pues ¿qué puede dar el hombre a cambio de su vida?..." Mc. 8, 34-37*

La vida de los seminaristas en el Seminario “Redemptoris Mater” es una continua formación a la luz de la renovación de la Iglesia impulsada por el Concilio Vaticano II, teniendo como fundamento la vida de comunidad, la escucha, el estudio, la meditación de la Palabra de Dios y la celebración de los sacramentos para llevarlos a una intimidad permanente con Jesucristo.

 

Un día en la vida del seminarista

"Ora et Labora”

Desde el siglo V, San Benito, en la Regla que iba a regir la vida de comunidad, escribió “Ora et labora”.  Esta frase toma vida hoy en la vida del Seminario Redemptoris Mater de Medellín.  En efecto, los seminaristas empiezan su día con la oración de los laúdes; ésta oración es de fundamental importancia en cuanto no solo unimos nuestras voces a toda la creación e intercedemos por todos los hombres, sino que en ellas el Señor mismo viene a darnos una “Palabra”, que será nuestro sustento durante todo el día.  Esta oración se intercala con el trabajo intelectual, los estudios en la universidad, y físico que nos ayuda.

05:30 a.m.    Hora de levantarse.

06:00 a.m.    Oración de la mañana. Laúdes con proclamación de la palabra. Los salmos cantados. (Los jueves: Eucaristía)

07:00 a.m.    Desayuno.

07:20 a.m.    Salida a el Seminario Conciliar de Medellín.

08:00 a.m.    Clases de Filosofía y Teología.

12:20 p.m.    Regreso al seminario.

12:45 p.m.    Oración del medio día (Salmos cantados en el Santuario de la Palabra) Hora intermedia (Sexta).

01:00 p.m.    Almuerzo.

02:00 p.m.    Tiempo libre (descanso, deporte, estudio personal).

03:30 p.m.    Estudio en grupo o individualmente. (Los jueves: Scrutatio de la Palabra)

06:30 p.m.    Oración de la tarde y Eucaristía. Vísperas y Eucaristía. Los miércoles se va a las Comunidades Neocatecumenales.

08:30 p.m.    Cena.

09:30 p.m.    Estudio Personal.

10:15 p.m.    Oración de la noche: Las Completas.

(Los viernes se expone el Santísimo, durante toda la noche y por grupos se realiza el Oficio de Lectura: rezando por las necesidades de la Iglesia, del mundo y de los bienhechores.)

10:30 p.m.    Descanso hasta el amanecer.

*Los sábados se realizan los diversos trabajos como las obras de reparación del seminario. Se reza el Rosario intercalando cantos, y se va a celebrar la Eucaristía en las Parroquias con las comunidades Neocatecumenales.

*Los domingos, si corresponde, se va a la convivencia mensual con la comunidad o se almuerza en las casa de las familias de las comunidades.; y a las 7:00 p.m. se hacen las Vísperas solemnes con el seminario en pleno.

Volver