El Seminario Misionero Arquidiocesano Redemptoris Mater de Medellín, Colombia, fue erigido en el año 1990, por el entonces  Cardenal Alfonso López Trujillo, como respuesta al llamado del  Papa San Juan Pablo II, que inspirado en el Concilio Vaticano II llama a la Iglesia para encontrar nuevas vías en la evangelización del hombre, angustiado en medio de una sociedad que se empieza a derrumbar; a partir de esto el Papa erige en 1987 un seminario de este tipo en la Arquidiócesis de Roma. También sosteniéndose en el Camino Neocatecumenal por sus iniciadores: Kiko (Francisco) Argüello, Carmen Hernández y el P. Mario Pezzi, para que se dé una formación sostenida en la base de la misma experiencia cristiana. Con esto la iniciativa se puso en marcha con su constitución canónica el primero de enero, durante la celebración de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios, en el transcurso de la Jornada Internacional de la Paz.

Provisionalmente nuestro seminario inicio en la Parroquia de Santa Inés de Bello, dentro de una gran precariedad, con el equipo de formadores enviado por el Papa, el rector P. Rino Rossi y el vicerrector el P. Jean Paolo Pronzanto (“P. Pino”),  y los 72 seminaristas procedentes de Colombia y de 24 países más del mundo.

Pero, por la gran ola de violencia que se vivía en Medellín y las balas perdidas que dejaron heridos a dos seminaristas, se aceleró el proceso de la consecución de un terreno propicio para la construcción del seminario, y aunque fue una ardua tarea, apareció en medio de la vía Santa Elena la finca de recreo de una familia francesa que abandonaba Medellín por el miedo, ‘Villa Azpeitia’, donde se comenzó la construcción primero de un edificio provisional (que es actualmente la casa de convivencias), y luego la nueva edificación que sigue las líneas trazadas por la reforma litúrgica, dadas por el Concilio Ecuménico Vaticano II.

El diseño del Seminario se hizo teniendo como base el Seminario Redemptoris Mater de Roma, Kiko Argüello con ayuda de arquitectos de Medellín y de Italia, hace una adaptación, llena de sobriedad y belleza, para la construcción de nuestro Seminario.

La construcción de este seminario se ha realizado en varias etapas; la primera, duró aproximadamente un año, en ella se levantó el edificio de habitaciones y el Santuario de la Palabra, coincidiendo la inauguración con la ordenación de los primeros cuatro presbíteros el 29 de junio de 1993.

La segunda etapa consta de la Biblioteca, la Capilla, Comedor, y Recepción con sus salas de visita; concluida en noviembre de 1996. Realizándose la Solemne dedicación de la capilla el 9 de noviembre de 1996, después de 6 años de actividad en el seminario. La tercera comprende las aulas de estudio, lavandería, cámaras para alimentos (fríos y secos), garaje, talleres y gimnasio.

Hoy seguimos trabajando, adecuamos los distintos espacios, además de la construcción en la Casa de Convivencias de salones y zonas comunes, buscando siempre ofrecer un lugar digno donde acoger a todo aquel que nos quiera visitar.

 

Volver