El Señor nos llama a que nos duela nuestros pecados, que entremos en la verdad, a hacer penitencia y caridad fraterna para entrar en la pascua y dejemos esas prácticas medievales y entremos en el misterio pascual, dar muerte a ese hombre viejo que vive en nosotros porque en esa noche renunciamos al demonio y a todas sus obras... Y si es verdad que renunciamos? Quieres hacer la voluntad de Dios o la tuya?  Queremos o no convertirnos? El Señor lo quiere hacer, si tú quieres; te tienes que poner de acuerdo con Él, si quieres hacer la voluntad de Dios. Así que ánimo, vamos a bendecir al Señor para tener un espíritu nuevo y vivir este tiempo de cuaresma esperándolo. P. Tonino.

Volver