El candidato es aceptado oficialmente por el Obispo, para prepararse al sacerdocio, en la celebración de la “Admissio”.Las vestiduras negras que se ponen por primera celes recuerda que están muertos para el mundo, y su dedicación exclusiva a partir de ahora será preparar la llegada del “reino de los cielos”  a los hombres.

Volver