Al final del recorrido llega la “Ordenación Sacerdotal”. La alegría por ver el poder del Señor que llama y transforma la vida de una persona, inunda el ambiente, ellos, han renunciado a familia, patria, realización profesional, para seguir la llamada del Señor, y unidos a Él ofrecer el AMOR del Padre a los hombres.

Volver